Selasa, 13 Desember 2016

CATALINA SANCHEZ- COORDINADORA AMNISTIA INTERNACIONAL, ALCORCON Y MOSTOLES

Cata (con el pelo rojo)
 Catalina Sánchez Pérez es activista y voluntaria en Amnistía Internacional desde hace más de cinco años ya. A  nivel organizativo, es la coordinadora y portavoz del Grupo Local de esta organización para Alcorcón y Móstoles, además de desempeñar las labores de secretaria en el Comité Ejecutivo Territorial de Amnistía Madrid, órgano encargado de coordinar a todos los grupos y equipos  que trabajan en la Comunidad de Madrid. Profesora en un Instituto  Público de Educación Secundaria en Parla, en un programa de compensación educativa para menores en riesgo de abandono del sistema escolar, compagina su actividad profesional con la dedicación a su familia y el activismo en derechos humanos, su gran pasión desde muy joven,  nos recuerda.
 Le pedimos a su hija Beatriz, de veinte años, también activista y voluntaria en Amnistía Internacional desde los dieciséis, que nos describiese  a Catalina y en palabras suyas nos comentó:

“Catalina es una persona de lo más normal. Tiene el pelo color rojo fuego y una molesta manía de implicarse al cien por cien en todo lo que considera importante.
 Madre de un hijo y una hija adolescentes, profesora de adolescentes, ha desarrollado un extraordinario sentido de la paciencia, y tal vez sea este uno de los atributos que hacen de ella una gran activista de derechos humanos. No importa lo duro que sea el trabajo, ella siempre da lo mejor de sí misma. Lo que más llama la atención de su labor, como maestra de chicos y chicas con problemas y como voluntaria y activista, es que lo que hace no lo hace por caridad, ni para acallar su conciencia, sino  por una profunda convicción moral de que es lo correcto, lo que debe hacer, independientemente de los beneficios o perjuicios que sus actuaciones le  puedan acarrear.
 Siempre con una sonrisa y una personalidad arrasadora, se enfrenta a los problemas del día a día con fuerza y carácter, y nunca deja que las dificultades la desvíen de su verdadero objetivo: conseguir que el mundo sea un lugar mejor, al menos, para unas cuantas personas. Porque, como ella misma comenta a menudo, el mundo puede cambiar, pero no va a cambiar solo.
 Catalina es una persona de lo más normal, y ojalá muchas más personas fuesen tan normales como ella.
Quizá esa sea la esencia de Amnistía Internacional. Personas normales que un día se rebelan contra las injusticias y trabajan sin pedir nada a cambio por otras personas que lo necesitan, para construir, poco a poco, sin prisa pero sin pausa, en palabras del poeta, un mundo mejor.
Y lo consiguen ¡vaya si lo consiguen!


 Vamos con las preguntas y sus respuesta, ¡ah! y muchas gracias a tu hija tanto por la foto como por la definición que te hace. Desde EQUO Madrid Sur, te queremos agradecer tu paciencia, tu sonrisa, tu dedicación y tu empatia. GRACIAS

EQUO MADRID SUR

Tidak ada komentar:

Poskan Komentar